Noticias

13.08.19

Tiempo de compartir como familia

Entre el martes 30 y el miércoles 31 de julio los chiquilines de sexto del Club de Niños se fueron de campamento a “Araucaria”, campamento de INAU en La Floresta. A través de esta instancia se puso pausa al año para pasar por el corazón las experiencias compartidas hasta ahora como grupo, proyectarse para los meses que quedan del año y trabajar en la transición de primaria a secundaria. “Fue una instancia muy linda, yo creo que dio pie para la reflexión, ellos se pusieron, desde el momento en que comenzamos el campamento, en una postura de tranquilidad e introspección para pensarse realmente y trasladarse a los años anteriores en Provi, y pensarse también a partir de ahora. Creo que se vivió con mucha alegría, con un poco de nostalgia, pero por sobre todas las cosas, creo que se vieron a ellos como un grupo y eso permite el seguir viéndose como grupo de aquí hasta fin de año”, Lucía Durand, maestra de 6to. “Los campamentos son importantes para conocer mejor a los compañeros, para compartir momentos entre las personas que formamos parte de Providencia, capaz con algunos no éramos amigos pero en una charla nos conocimos y nos divertimos. Vivímos en la misma casa todos juntos por un par de días”, cuenta Martina, estudiante de sexto.
El tiempo de campamento es un momento para compartir y disfrutar como familia, donde se experimenta el convivir mucho tiempo con otros, tanto a través de actividades recreativas como de convivencia diaria, por lo que demanda una actitud de colaboración de todos. Rafael destaca “mucha predisposición del grupo en las actividades, en los juegos, pero también en cosas como mantener el orden, preparar la comida, la limpieza, enseguida se re prendían”. El compañerismo y las cuestiones de convivencia se trabajan mucho durante los años en el Club de Niños, y el campamento es un momento donde ponerlo en práctica y reforzarlo. En este sentido, Lucía resalta un aprendizaje de los estudiantes: “este grupo ha tenido a lo largo de su trayectoria varios problemas a nivel de convivencia entre ellos, pero vienen haciendo un proceso de trabajo, han generado mucha tolerancia, un buen manejo de las frustraciones, y esto se vió totalmente reflejado en el campamento, porque fue un grupo que trabajó en conjunto y pudo disfrutar mucho sin necesidades de que nosotros tuviéramos que intervenir”, reflexiona Lucía. Durante el campamento, los grupos fueron armados de manera heterogénea, lo que permitió construir y reforzar vínculos entre los compañeros, teniendo como fruto “un gran crecimiento por sobre todas las cosas, maduraron muchísimo en el tolerarse, quererse, respetarse, y eso posibilitó el disfrute colectivo”, cuenta Lucía.

LEER MÁS

Conviviendo con otros en un encuentro deportivo

Estudiantes del Liceo de Centro Educativo Providencia participaron de la competencia de atletismo organizada por el Ministerio de Deportes el 23 de julio en la pista oficial de Atletismo “Darwin Piñeyrúa”. En esta jornada los estudiantes se encontraron con chiquilines de otras instituciones educativas, “son experiencias muy positivas, siempre el salir, participar de la competencia y sobre todo encontrarse con otros”, explica Gianella Arbiza, profesora de educación física. El objetivo de estas experiencias es trabajar tanto el sentido del esfuerzo y la superación personal, cómo la convivencia en el marco de una sana competencia, el competir con otros desde un lugar educativo y positivo.

En este proceso los estudiantes hacen un lindo proceso de aprendizaje y de superación, en el que se ponen objetivos, “lo que buscamos mucho es el esfuerzo de los chiquilines, que se entusiasmen y que quieran mejorar, progresar, superarse. La idea es que no bajen los brazos”, cuenta Gianella. Como cuenta Facundo de tercero, “hice mi esfuerzo entrenando en Provi y fui logrando hasta llegar hasta acá, me costó mucho”. Todos tuvieron grandes aprendizajes y, los que no llegaron a clasificar, tienen la oportunidad de volver a intentarlo el año que viene. Para lograrlo, se requiere practicar mucho y también trabajar el manejo de los nervios y, sobre todo, lo motivacional. “Lo motivacional siempre se trabaja porque en el atletismo parte mucho de la mente, la resistencia si no la trabajas con la cabeza y mentalmente no llegas”, explica Gianella.

LEER MÁS

Programa de Formación Laboral: Un puente entre el mundo educativo y el mundo del trabajo

Desde 2018 el Centro Educativo Providencia trabaja en conjunto con Fundación Tienda Inglesa en un Programa de Formación Laboral que construye oportunidades para que jóvenes entre 18 y 29 años de la zona Cerro Oeste puedan acceder a un espacio de formación y acompañamiento para ingresar y mantenerse en un entorno laboral formal. Hasta la fecha, 191 jóvenes han realizado la formación y un 84% han recibido oferta laboral luego de haber atravesado las distintas etapas del programa. “Creo que es una riqueza para Providencia poder completar el ciclo de crecimiento de una persona, desde los 45 días de vida con la casa comunitaria, próximamente con el CAIF, hasta los 29 años que abarca este programa de formación para el trabajo, acompañar ese arco de crecimiento es muy importante para la zona y para la identidad y espiritualidad que inspira a Providencia”, afirma Juan Pablo Gil, coordinador del Programa de Formación Laboral.

El Centro Educativo Providencia acompaña a los jóvenes del programa durante 5 meses y medio: 5 semanas de formación transversal, 5 semanas de formación específica y los 3 primeros meses de experiencia laboral. Cada nuevo grupo, conformado por 60 jóvenes, comienza cuando el anterior está transitando de la formación transversal a la específica. “Es una iniciativa re importante porque nos dan la oportunidad a muchos jóvenes de conseguir un trabajo, que es lo que necesitamos”, explica Fernanda que está finalizando la formación específica.

El Programa de Formación Laboral surge en el año 2016 en Providencia, y “surge de la demanda de jóvenes de la comunidad, de muchos hermanos o familiares de estudiantes que venían a Providencia o vecinos, que se acercaban con una preocupación muy grande por la dificultad para acceder a empleos formales y de calidad. Surge entendiendo que el desempleo juvenil es una de las problemáticas más grandes de la zona y entendiendo que el camino es trabajar juntos generar herramientas que permitan a los y las jóvenes más vulnerados acceder a empleos de calidad y sostenibles, que les permitan desarrollarse y crecer” cuenta Laura Voituret, coordinadora de Desarrollo Institucional. A partir del 2018 “con la alianza realizada con la Fundación Tienda Inglesa, y con el proceso de diálogo y construcción en conjunto surge la posibilidad de estructurar y formalizar una experiencia que venía siendo desarrollada gracias a muchos voluntarios. A partir de ahí comenzamos un nuevo camino juntos, generando un programa de formación laboral donde se complementan la formación en habilidades transversales e instrumentales, con habilidades específicas para el ingreso al mercado laboral”, comenta Laura. Ha sido un proceso de muchos aprendizajes y de complementariedad de miradas. “Ese espíritu de aprendizaje mutuo es bien importante. Cuando esas cosas ocurren es una ganancia para el participante, porque el acompañamiento es mejor, la formación que el programa hace es mejor, pero también nos enriquece a nosotros como centro educativo, como obra social comunitaria y también fortalece a las empresas integrar estos nuevos enfoques y maneras de entender la transición de los trabajadores jóvenes al mundo del trabajo”, afirma Juan Pablo. Es por eso que “tenemos la intención de seguir creciendo, y de esta forma poder ampliar la oferta de capacitaciones con nuevas empresas u organizaciones y la propuesta para jóvenes con diferentes perfiles e intereses”, continúa Juan Pablo. “Les doy las gracias porque sé que le está sirviendo a muchísima gente. Ahora estoy estudiando deporte y recreación, y también quiero estudiar psicología y mi idea es seguir trabajando para poder pagar mis estudios”, cuenta Melina, que participó del primer grupo y actualmente está trabajando en Tienda.

LEER MÁS

Salir adelante nos impulsa a Volar Alto

En el marco del lema del año, “Volar alto”, Providencia recibió a la organización “Salir adelante”. Cuatro jóvenes, que gracias al apoyo de la Fundación Salir Adelante algunos están finalizando sus estudios terciarios y otras ya se recibieron y están trabajando de lo que les gusta, vinieron a compartir sus testimonios con los alumnos del Liceo. Desde 2009, la fundación acompaña a jóvenes que provienen de hogares en situación socioeconómica vulnerable para motivarlos a que se mantengan en el sistema educativo y que logren alcanzar el nivel terciario, potenciando sus habilidades. “Salir adelante nos impulsó para poder trabajar en la futura inserción laboral de los chiquilines, y lo que nos enfocamos fue en poder ver qué similitudes teníamos entre Volar Alto y el proyecto Salir Adelante”, explica Marcos Tambasco, referente del liceo.

Ésta instancia de testimonios, es parte de un proceso que se viene construyendo desde principio de año. Cuando comenzamos el año con el lema “volar alto” cada grupo realizó en su salón un avión gigante de papel con objetivos y desafíos personales de cada estudiante, que surgió de una dinámica que motivó la reflexión de los sueños y la búsqueda de la vocación, “a lo largo del año se hicieron distintas dinámicas, también trabajamos lo que significaba la red, y el sostener, que el grupo era un red y entre todos nos sostenemos, yo soy parte de esa red, soy sostenido por mis compañeros de grupo y sostengo a otros.”, explica Marcos. En este vuelo, la autopista estaba pronta para recibir a los jóvenes de “Salir Adelante”, que a su vez nos dieron un impulso, “Es alguien externo que nos dice «che volar alto es como salir adelante, esto está muy vinculado», es muy fácil de entender, de comprender esa vinculación”. En palabras de Agustín, “me impulsó a motivarme, sentí que contaron un camino a seguir para mejorar el estudio, subir materias, y seguir creciendo con los consejos que nos dieron para cumplir mi sueño de ser contador”.

LEER MÁS
19.07.19

Jornadas de Mantenimiento, ¡una forma de participación de toda la familia!

El sábado 22 de junio se realizó una jornada de mantenimiento en la que trabajamos en conjunto, familias, chiquilines y educadores, para seguir mejorando nuestro centro educativo. Esta instancia se inserta en el marco de nuestro proyecto de participación, e involucra a un grupo de referentes familiares que participa activamente de la construcción de nuestra casa común. “Providencia es parte de la comunidad, se nutre de la comunidad, es una relación de ida y vuelta”, explica Carolina Naya, educadora y trabajadora social del Centro Educativo Providencia.

En diferentes oportunidades del año los educadores y familias organizan jornadas de mantenimiento donde se comparte como comunidad educativa. Tanto las familias como los chiquilines plantean ideas que les gustaría hacer para mejorar Providencia, se suman las ideas de los padres con la opinión de nuestros estudiantes y surgen iniciativas increíbles, porque realmente hay espacio para que todos participemos en la construcción del Centro Educativo . “La participación no es solamente escuchar al otro, sino que la persona sea efectivamente parte del proceso de toma de decisión, que pueda decir lo que piensa, que se exprese libremente pero que se sienta tomado en cuenta, que sea parte de ese proceso, y ahí es donde vamos paso a paso creciendo y aprendiendo”, afirma Carolina Naya.

¡Lee más testimonios sobre lo que significa para nosotros este espacio y cómo lo viven las familias de Providencia!

LEER MÁS

Proyecto Triciclo: avanzando en el cuidado de nuestra casa

En 2018 inicia el “Proyecto Triciclo” en Providencia, liderado por Lucía Ferrés, educadora que es además tallerista de teatro en el Club de Niños y el Liceo. “El objetivo de este proyecto ha sido principalmente fortalecer la conciencia ambiental de la comunidad y buscar acercarnos a formas de vida más sustentable”, afirma Lucía Ferrés. El nombre triciclo tuvo varias connotaciones, “por un lado, hacer referencia a las tres «R»: Reducir, Reutilizar, Reciclar; por otro lado, tomar la idea de ciclo, que nuestra acción repercute en otros, y también lo que hagamos nos afecta y/o nos ayuda a nosotros mismos, el tener una mirada global. Y finalmente tomar la imagen del triciclo como algo que avanza, que se mueve, que camina”.

Año a año, el Proyecto Triciclo se pone un objetivo práctico y concreto en el que trabajar: “como el tema ambiental es muy grande, nos propusimos dar nuevos pasos paulatinamente, y el año pasado decidimos empezar por mejorar la gestión de los residuos”, cuenta Lucía Ferrés. Se incoporó un cambio en la forma de gestionar los residuos “para empezar a clasificarlos, compostar todo lo orgánico, reciclar todo lo posible, y que la basura que generamos sea la menos posible”.

El Proyecto Triciclo tiene para nosotros un gran sentido educativo y reflexivo, “de generar instancias, talleres, espacios con los chiquilines, reflexionar sobre este tema, pensar acciones, visualizar qué problemáticas tenemos alrededor, qué podemos hacer, qué estamos haciendo que no favorece el entorno, que no nos favorece a nosotros, que no favorece al barrio”, explica Lucía. Estos espacios son articulados por los distintos educadores de Providencia y se integraron a la propuesta global de centro “no como algo que cae aislado, sino que se incorpora a la vida de la institución, en un proyecto de aula a través de Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP), en los talleres, etc…”

¡Entérate cómo está creciendo este proyecto y todas las iniciativas en gestión medioambiental que se están desarrollando en Providencia!

LEER MÁS

En vacaciones de julio, ¡hay tiempo para todo!

En vacaciones de julio los estudiantes del Centro Educativo Providencia disfrutaron de dos semanas de descanso, diversión y estudio. A través de distintas instancias, actividades, paseos y jornadas en la institución, se generaron momentos de encuentro y de compartir, donde educadores y chiquilines compartieron la vida y aprendieron de maneras distintas.

En el Club de Niños disfrutaron de distintos paseos culturales y recreativos, “las vacaciones tratan de ser un pequeño corte a la vida escolar, todos con el espíritu de divertirse, de compartir con compañeros que por ahí no comparten todos los días, y de compartir con los educadores desde otro lugar”, reflexiona Patricia Orlando, coordinadora pedagógica.

Los estudiantes de liceo también tuvieron en Provi un tiempo de estudio. En la primer semana de julio “los chiquilines que vienen más descendidos en los promedios asisten a una semana de clases diferente, más personalizada, y con foco a preparar las pruebas semestrales que comienzan desde fines de julio y se extienden hasta fines de agosto”, explica Fabián Roizen, director del liceo. En está oportunidad, se concretó una iniciativa que surgió de los chiquilines en una Asamblea: tutoría entre pares, “los estudiantes pidieron un espacio para ellos poder realizar Tutorías entre ellos”.

¡Lee sobre todas las actividades que realizaron los chiquilines en los distintos programas!

LEER MÁS
1.07.19

TransformaTé, evento a beneficio de Providencia

El jueves 16 de mayo en Punta Cala, 450 personas participaron del té que organizamos todos los años para recaudar fondos. En esta oportunidad, logramos cubrir un total de 10 becas para nuestros estudiantes con el aporte de todos.

En los días previos, las cabeceras de mesa organizaron con sus amigas la disposición de las mesas: quién lleva las tazas, la tetera, las servilletas y el centro de mesa. Después, disfrutaron de una tarde de delicias a cargo de Nora Rey y de un desfile con ropa de Betty Rial. Además, las invitadas participaron de muchos sorteos de premios donados por distintas empresas.
Durante el evento, Aylin, Melina y Yamile, integrantes del Centro Educativo Providencia y participantes del Programa de Formación Laboral, dieron su testimonio sobre su pasaje por el centro, el acompañamiento que han recibido y la oportunidad de la experiencia laboral en Tienda Inglesa.

El evento fue posible gracias al esfuerzo de muchas voluntarias y la colaboración de empresas como Willisol, Vida Estética y Betty Rial. ¡Gracias!

¡Los esperamos en nuestro próximo evento! Con el compromiso y generosidad de todos podemos seguir creciendo.

LEER MÁS
26.06.19

Trabajando en conjunto por el cuidado del agua

En el mes del medio ambiente los estudiantes de 3ero y 4to de escuela del Club de Niños trabajaron con estudiantes de las escuelas 375 y 211 de Santa Catalina en la elaboración de microorganismos eficientes nativos (MEN) para el cuidado del agua. La iniciativa se enmarca en la metodología de aprendizaje basado en proyectos (ABP), que en esta oportunidad está enfocada en la problemática medioambiental del cuidado del agua.

Algunos estudiantes y educadores del Club de Niños de Providencia asistieron a diversos encuentros organizadas por el Municipio A en el marco de PROPIA, un programa del INAU que busca promover la participación ciudadana de niños y niñas. En esas instancias reflexionaron sobre temáticas de interés de los niños y niñas y, según nos cuenta Natalia Salguero, maestra de 3ero y 4to, “los chiquilines planteaban la necesidad de trabajar la problemática ambiental y, para dar continuidad al trabajo que hicimos el año pasado que estuvo enfocado en la gestión de residuos, este año nos pareció interesante vincularlo con el agua para trabajar el tema de la contaminación y el uso responsable y sustentable del agua”.

Además de la generación de los MEN, los estudiantes del club de niños están pensando muchas iniciativas que responden a la problemática del agua a partir del proyecto ABP. ¡Conocé las distintas iniciativas que surgieron y cómo están impactando en la comunidad!

LEER MÁS

¡Poniendo en práctica nuestra ciudadanía!

En el Liceo y en el Club de Niños del Centro Educativo Providencia hay un equipo de trabajo destinado a reflexionar e implementar un proyecto de participación que fomenta la formación transversal en habilidades de convivencia y motiva a los estudiantes a desarrollar vínculos interpersonales de calidad y a apropiarse del centro educativo que integran.

Entre varios espacios de participación que se desarrollan se encuentran el grupo de delegados y la realización de Asambleas Generales, en los que nos detendremos en está oportunidad. El objetivo es que los jóvenes “puedan reconocerse como parte de la comunidad educativa y en función de ello tomar decisiones”, explica Carolina Naya, trabajadora social del Liceo. No se trata solo decir lo que piensan sino participar activamente en la construcción de la institución, asumiendo compromisos y responsabilidades. Lucía, delegada de segundo año del Liceo, valora estas instancias: “A mi me parece importante que existan estos espacios porque es una manera de que nosotros, los jóvenes, nos sintamos más cercanos a Providencia. Creo que es un espacio que ayuda a que nos sintamos más a gusto y nos podamos comunicar y tener una mejor relación entre todos, entre los compañeros y con los profesores”.

A través de estas instancias se generan contextos colaborativos donde los niños y los jóvenes tienen la experiencia de vivir en comunidad, desarrollando hábitos y habilidades de compromiso y participación. “Aprendí cómo transformar las quejas de mis compañeros en una propuesta que se pueda llevar a los docentes y a la dirección”, cuenta Angélica, delegada de tercero de Liceo. Es un espacio que los alumnos consideran valioso porque se sienten contenidos y escuchados, como afirma Matías, delegado de primero, “Para mi es importante que los niños y los jóvenes puedan compartir sus opiniones, porque los profesores y los educadores los tienen en cuenta”. Desde los más chiquitos hasta los más grandes de Providencia tienen la vivencia de experiencia participativa y de apropiación de la realidad que los rodea, asumiendo su lugar protagónico en el centro educativo. “La verdad aprendí mucho en todo este transcurso y quiero seguir aprendiendo porque siento que es algo que me va a servir muchísimo en la vida”, concluye Lucía.

Te invitamos a leer más testimonios de los chiquilines para entender cómo funcionan estas instancias de participación y el impacto que tienen en nuestro centro educativo.

LEER MÁS