Noticias

16.09.19

Intercambio desde la mirada kentenijiana: jornadas pedagógicas en Florencia Varela, Argentina.

El Centro Educativo Providencia participó de dos jornadas pedagógicas realizadas los días 16, 17 y 18 de agosto en Nuevo Schoenstatt, Florencio Varela (Provincia de Buenos Aires, Argentina). Concurrieron Florencia Ortigoza, coordinadora de pastoral, Fabián Roizen, director del Liceo, y Luis Arocha, coordinador general. “Es importante participar de estas instancias por la oportunidad de aprendizaje que implica encontrarse con otras experiencias, escuchar a los demás, lo que están haciendo, y las estrategias que emplean, con la riqueza añadida que son personas que adhieren a la pedagogía kentenijiana”, explica Luis Arocha, coordinador general de Providencia.

LEER MÁS
10.09.19

Olimpiadas Nacionales de Matemática: una forma de redescubrir la asignatura

Desde el año pasado, el Centro Educativo Providencia participa de las “Olimpiadas Nacionales de Matemática”, en la que compiten más de 30.000 estudiantes representando a instituciones públicas y privadas. Son instancias en las que los estudiantes “se apropian mucho de la matemática, de la lógica, del razonamiento. Les genera una confianza en ellos que está buena”, explica Sabrina Calabuig, docente de matemática del Liceo. “Es bastante diferente a la clase de matemática, es más que nada resolver problemas de lógica utilizando matemática”, explica Felipe, estudiante de tercero.

“Ellos eligen lo que van a hacer, seleccionan la dificultad y trabajan solos. Los chiquilines van estudiando cosas nuevas, porque para resolver cierto problema necesitan tal contenido entonces lo buscan y lo aprenden”, cuenta Sabrina. Esta dinámica de trabajo les permite desarrollar autonomía. “Me gusta mucho la manera de poder elegir si quiero hacer tal ejercicio o si quiero hacer otro, tal vez hay uno que me gusta más que otro, otro capaz que es más difícil pero igual lo intento, o lo hago otro día”, explica Felipe.

LEER MÁS

Intercambiando prácticas educativas

El sábado 17 de agosto un equipo del Club de Niños, integrado por educadores y estudiantes, participó de la VII edición de la «Feria de buenas prácticas educativas» del centro educativo Santa Elena presentando una experiencia de trabajo en aprendizaje basado en proyectos. Además, publicamos un artículo que resume la experiencia y sus principales reflexiones en el libro «Experiencias de centros estatales y privados 2018″ del Instituto de Educación Santa Elena Montevideo. Patricia Orlando, coordinadora pedagógica del Centro Educativo Providencia, comparte que lo más valioso de estas experiencias es la posibilidad de “intercambiar con otros y conocer experiencias innovadoras que se están haciendo en centros públicos y privados. Conocer y motivar docentes que tienen muchas ganas de buscar nuevos caminos para que los chiquilines aprendan, y en este caso en la feria de este año la oportunidad de escuchar a los chiquilines, niños, niñas y adolescentes compartir su experiencia de aprendizaje”.

Este año la feria consistió en la exposición de algunas prácticas presentadas por los centros educativos el año anterior “se invitó al docente que había escrito la práctica, junto con los alumnos, a exponerla.

En el caso del Centro Educativo Providencia, compartimos una experiencia de ABP realizada en 2018 en el Club de Niños denominada “Deporte de campeones”. “Fue un proyecto en donde se le proponía a los chiquilines la situación hipotética de que el Comité Olímpico Internacional abría inscripciones para nuevos juegos que se pudieran presentar en las olimpiadas de Tokio 2020, entonces con ese desafío de generar un nuevo deporte que no existiera, los chiquilines trabajaron durante cinco semanas”, explica Patricia.

La implementación de la metodología de Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) es un camino en el que Providencia está profundizando (ver más), para el cual contamos con el apoyo de la Fundación Reaching U , “uno de los aspectos en los que nos está apoyando es en el desarrollo de la metodología del aprendizaje basado en proyectos sobre todo enfocado en el liceo pero dándonos la posibilidad constante de pensar la propuesta educativa en su totalidad e identificar cómo estas metodologías pueden generar sinergias entre el Club de Niños y el Liceo”, explica Patricia.

Para el centro educativo es un gran reconocimiento que una de nuestras prácticas haya sido seleccionada para integrar el libro y para ser presentada a otros centros. “Ahora somos famosas, aparecemos en un libro», cuenta Yasmín, estudiante de primero de Liceo que participó en el proyecto.

Los estudiantes disfrutaron mucho la instancia de compartir con otros lo que habían aprendido, “fuimos a contar la experiencia que tuvimos cuando creamos nuestro deporte y fuimos a contar cómo lo creamos. Lo que más nos gusto fue la experiencia porque nunca habíamos ido”, comparte Romina, estudiante de primero.

LEER MÁS

Descubriendo a Dios en el encuentro con otros

En el Centro Educativo Providencia tenemos un grupo de catequesis para jóvenes, “Despertate”, en el que los chiquilines comparten su camino de vida y de fe. Este mes, los chiquilines de segundo de liceo que participan del grupo vivieron una instancia de retiro. Damian Restuccia, psicólogo del liceo, explica que en los retiros se construye un clima que predispone al encuentro, se dan “las condiciones para que los chiquilines y los adultos puedan ahondar más en la dimensión espiritual, darse ese tiempo. En un retiro hay tiempo dedicado solamente a encontrarte contigo, con tu historia, y con otros; y ahí es donde aparece Dios”.

A través de distintas dinámicas se invitaba a los chiquilines a reflexionar sobre su vida para después compartirlo con el grupo, “hicimos en una hoja una línea de tiempo para representar lo más importante de nuestra vida y después lo compartimos con el resto del grupo y reflexionamos sobre eso”, cuenta Yamila, estudiante de segundo de liceo.

“Somos nosotros mismos. Nos expresamos libremente, y sabemos que el otro está ahí porque te quiere escuchar”, cuenta Katherine.

LEER MÁS

Acompañar la trayectoria educativa: una mirada desde el territorio

Durante el mes de agosto el Centro Educativo Providencia participó de cuatro jornadas organizadas por el la Dirección de políticas sociales del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES), junto con la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y el Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU). Estas instancias tienen el objetivo de desarrollar un proyecto piloto para pensar la protección de las trayectorias educativas por territorio. “Cambiar el foco de trabajo, cambiar la mirada y pensar en clave de territorio cómo las diferentes instituciones y equipos técnicos, dependientes de MIDES-ANEP e INAU, pueden acompañar mejor las trayectorias educativas de los chiquilines si se articulan y se piensan como un equipo”, explica Laura Voituret, coordinadora de Desarrollo de Institucional del Centro Educativo Providencia.

Representantes de las instituciones educativas de Casabó y Cerro Norte: inspectores, directoras de escuelas públicas, liceos, UTU, docentes; supervisoras de INAU, referentes de clubes de niños, centros juveniles, CAIFs; miembros de los equipos territoriales de MIDES: de SOCAT, ETAF, UCC, entre otros autoridades, fueron convocados para este proyecto. Esta iniciativa “requiere que las instituciones realmente se piensen articuladas, planifiquen en conjunto, discutan las problemáticas del territorio y piensen en cómo acompañar a cada chiquilín y cómo complementarse”, afirma Laura.

Ser parte de esta discusión, es una oportunidad muy importante para el Centro Educativo Providencia, “hay un valor muy grande en poder nosotros empujar y sumar en la construcción de este pienso en conjunto con otras instituciones”, explica Laura. El Centro Educativo Providencia tiene experiencia y un camino recorrido en la articulación con actores de la zona, “Providencia hoy ya trabaja con la lógica y la intención de acompañar la trayectoria educativa, de tener un anclaje territorial, de pensar en conjunto con las familias, con los vecinos, y con otras instituciones. Creo que uno de los aportes grandes que hacemos es la experiencia, el camino ya transitado de articulación con las escuelas, de trabajo en conjunto, de pienso en conjunto, para acompañar la trayectoria educativa de chiquilines concretos. Nuestros aprendizajes y las reflexiones que hemos ido generando con otros se pueden compartir para que lo puedan aplicar otros”.

¡Conocé cómo fueron estos encuentros!

LEER MÁS

Girls Code: Fin de semana de programación para jóvenes del Liceo

En un fin de semana intensivo, 21 chiquilinas del Liceo Providencia aprendieron a programar y diseñar su propia página web, y a desarrollar un chatbot con respuestas automáticas. Tuvimos la posibilidad de recibir a las chicas de la organización “Girls Code” de Paraguay para ofrecer la oportunidad a nuestras adolescentes de ingresar al mundo de la programación y descubrir un nuevo interés por la tecnología. “Nos propusimos hacer una experiencia dirigida exclusivamente a las mujeres, donde las chiquilinas tuvieran la posibilidad de explorar en el mundo de la tecnología que muchas veces se cree que es sólo un mundo para los hombres, de descubrir sus talentos y darse cuenta que pueden ser muy buenas en esta área y abrir un nuevo abanico de opciones a futuro”, cuenta Laura Voituret, coordinadora de Desarrollo Institucional. Para esto se convocó a las estudiantes de ciclo básico que quisieran participar, y con el apoyo de IBM pudimos traer a las especialistas de “Girls Code” desde Paraguay, quienes prepararon la capacitación y compartieron el fin de semana con las jóvenes.

Con la orientación de las chicas de Girls Code y el apoyo de mentores voluntarios de IBM Uruguay, lograron, sin ningún conocimiento previo, “una página terminada, pronta, y la posibilidad de explorar otro tipo de propuestas que capaz no consideraban en otro momento”, afirma Antonio.

”Me gusto mucho, gracias por la charla, por compartir momentos lindos con nosotras y ojalá que hayan más mujeres en programación”; reflexiona Sol.

LEER MÁS
13.08.19

Tiempo de compartir como familia

Entre el martes 30 y el miércoles 31 de julio los chiquilines de sexto del Club de Niños se fueron de campamento a “Araucaria”, campamento de INAU en La Floresta. A través de esta instancia se puso pausa al año para pasar por el corazón las experiencias compartidas hasta ahora como grupo, proyectarse para los meses que quedan del año y trabajar en la transición de primaria a secundaria. “Fue una instancia muy linda, yo creo que dio pie para la reflexión, ellos se pusieron, desde el momento en que comenzamos el campamento, en una postura de tranquilidad e introspección para pensarse realmente y trasladarse a los años anteriores en Provi, y pensarse también a partir de ahora. Creo que se vivió con mucha alegría, con un poco de nostalgia, pero por sobre todas las cosas, creo que se vieron a ellos como un grupo y eso permite el seguir viéndose como grupo de aquí hasta fin de año”, Lucía Durand, maestra de 6to. “Los campamentos son importantes para conocer mejor a los compañeros, para compartir momentos entre las personas que formamos parte de Providencia, capaz con algunos no éramos amigos pero en una charla nos conocimos y nos divertimos. Vivímos en la misma casa todos juntos por un par de días”, cuenta Martina, estudiante de sexto.
El tiempo de campamento es un momento para compartir y disfrutar como familia, donde se experimenta el convivir mucho tiempo con otros, tanto a través de actividades recreativas como de convivencia diaria, por lo que demanda una actitud de colaboración de todos. Rafael destaca “mucha predisposición del grupo en las actividades, en los juegos, pero también en cosas como mantener el orden, preparar la comida, la limpieza, enseguida se re prendían”. El compañerismo y las cuestiones de convivencia se trabajan mucho durante los años en el Club de Niños, y el campamento es un momento donde ponerlo en práctica y reforzarlo. En este sentido, Lucía resalta un aprendizaje de los estudiantes: “este grupo ha tenido a lo largo de su trayectoria varios problemas a nivel de convivencia entre ellos, pero vienen haciendo un proceso de trabajo, han generado mucha tolerancia, un buen manejo de las frustraciones, y esto se vió totalmente reflejado en el campamento, porque fue un grupo que trabajó en conjunto y pudo disfrutar mucho sin necesidades de que nosotros tuviéramos que intervenir”, reflexiona Lucía. Durante el campamento, los grupos fueron armados de manera heterogénea, lo que permitió construir y reforzar vínculos entre los compañeros, teniendo como fruto “un gran crecimiento por sobre todas las cosas, maduraron muchísimo en el tolerarse, quererse, respetarse, y eso posibilitó el disfrute colectivo”, cuenta Lucía.

LEER MÁS

Conviviendo con otros en un encuentro deportivo

Estudiantes del Liceo de Centro Educativo Providencia participaron de la competencia de atletismo organizada por el Ministerio de Deportes el 23 de julio en la pista oficial de Atletismo “Darwin Piñeyrúa”. En esta jornada los estudiantes se encontraron con chiquilines de otras instituciones educativas, “son experiencias muy positivas, siempre el salir, participar de la competencia y sobre todo encontrarse con otros”, explica Gianella Arbiza, profesora de educación física. El objetivo de estas experiencias es trabajar tanto el sentido del esfuerzo y la superación personal, cómo la convivencia en el marco de una sana competencia, el competir con otros desde un lugar educativo y positivo.

En este proceso los estudiantes hacen un lindo proceso de aprendizaje y de superación, en el que se ponen objetivos, “lo que buscamos mucho es el esfuerzo de los chiquilines, que se entusiasmen y que quieran mejorar, progresar, superarse. La idea es que no bajen los brazos”, cuenta Gianella. Como cuenta Facundo de tercero, “hice mi esfuerzo entrenando en Provi y fui logrando hasta llegar hasta acá, me costó mucho”. Todos tuvieron grandes aprendizajes y, los que no llegaron a clasificar, tienen la oportunidad de volver a intentarlo el año que viene. Para lograrlo, se requiere practicar mucho y también trabajar el manejo de los nervios y, sobre todo, lo motivacional. “Lo motivacional siempre se trabaja porque en el atletismo parte mucho de la mente, la resistencia si no la trabajas con la cabeza y mentalmente no llegas”, explica Gianella.

LEER MÁS

Programa de Formación Laboral: Un puente entre el mundo educativo y el mundo del trabajo

Desde 2018 el Centro Educativo Providencia trabaja en conjunto con Fundación Tienda Inglesa en un Programa de Formación Laboral que construye oportunidades para que jóvenes entre 18 y 29 años de la zona Cerro Oeste puedan acceder a un espacio de formación y acompañamiento para ingresar y mantenerse en un entorno laboral formal. Hasta la fecha, 191 jóvenes han realizado la formación y un 84% han recibido oferta laboral luego de haber atravesado las distintas etapas del programa. “Creo que es una riqueza para Providencia poder completar el ciclo de crecimiento de una persona, desde los 45 días de vida con la casa comunitaria, próximamente con el CAIF, hasta los 29 años que abarca este programa de formación para el trabajo, acompañar ese arco de crecimiento es muy importante para la zona y para la identidad y espiritualidad que inspira a Providencia”, afirma Juan Pablo Gil, coordinador del Programa de Formación Laboral.

El Centro Educativo Providencia acompaña a los jóvenes del programa durante 5 meses y medio: 5 semanas de formación transversal, 5 semanas de formación específica y los 3 primeros meses de experiencia laboral. Cada nuevo grupo, conformado por 60 jóvenes, comienza cuando el anterior está transitando de la formación transversal a la específica. “Es una iniciativa re importante porque nos dan la oportunidad a muchos jóvenes de conseguir un trabajo, que es lo que necesitamos”, explica Fernanda que está finalizando la formación específica.

LEER MÁS

Salir adelante nos impulsa a Volar Alto

En el marco del lema del año, “Volar alto”, Providencia recibió a la organización “Salir adelante”. Cuatro jóvenes, que gracias al apoyo de la Fundación Salir Adelante algunos están finalizando sus estudios terciarios y otras ya se recibieron y están trabajando de lo que les gusta, vinieron a compartir sus testimonios con los alumnos del Liceo. Desde 2009, la fundación acompaña a jóvenes que provienen de hogares en situación socioeconómica vulnerable para motivarlos a que se mantengan en el sistema educativo y que logren alcanzar el nivel terciario, potenciando sus habilidades. “Salir adelante nos impulsó para poder trabajar en la futura inserción laboral de los chiquilines, y lo que nos enfocamos fue en poder ver qué similitudes teníamos entre Volar Alto y el proyecto Salir Adelante”, explica Marcos Tambasco, referente del liceo.

Ésta instancia de testimonios, es parte de un proceso que se viene construyendo desde principio de año. Cuando comenzamos el año con el lema “volar alto” cada grupo realizó en su salón un avión gigante de papel con objetivos y desafíos personales de cada estudiante, que surgió de una dinámica que motivó la reflexión de los sueños y la búsqueda de la vocación, “a lo largo del año se hicieron distintas dinámicas, también trabajamos lo que significaba la red, y el sostener, que el grupo era un red y entre todos nos sostenemos, yo soy parte de esa red, soy sostenido por mis compañeros de grupo y sostengo a otros.”, explica Marcos. En este vuelo, la autopista estaba pronta para recibir a los jóvenes de “Salir Adelante”, que a su vez nos dieron un impulso, “Es alguien externo que nos dice «che volar alto es como salir adelante, esto está muy vinculado», es muy fácil de entender, de comprender esa vinculación”. En palabras de Agustín, “me impulsó a motivarme, sentí que contaron un camino a seguir para mejorar el estudio, subir materias, y seguir creciendo con los consejos que nos dieron para cumplir mi sueño de ser contador”.

LEER MÁS