Programas educativos

Providencia es un Centro Educativo ubicado en el Cerro Oeste de Montevideo. Trabajamos hace 20 años brindando un espacio socio-educativo, de promoción del aprendizaje para los niños, niñas y adolescentes del barrio.
Actualmente trabajamos con 330 familias bajo tres programas educativos: un Club de Niños, un Liceo y un Centro Juvenil. Todos ellos buscan acompañar a los niños o jóvenes y sus familias en su proceso educativo mediante un abordaje integral, familiar y comunitario.
Además, actualmente nos encontramos desarrollando un nuevo programa piloto de Inserción Laboral para acompañar a los jóvenes de la zona en su formación para el ingreso, continuidad y crecimiento en el mundo Laboral. Y nos encontramos construyendo un Centro CAIF, gracias al aporte de diferentes donantes. Estas dos nuevas iniciativas nacen en diálogo con las familias e instituciones de la zona, intentando dar respuestas a dos grandes demandas de las familias de la zona.

Club de niños

El Club de Niños Providencia funciona desde 2004 en convenio con el Instituto del Niño y el Adolescente (INAU). En el mismo se atienden diariamente a 113 niños y niñas, que asisten a contra turno con la escuela pública y desarrollan actividades socioeducativas, de promoción del aprendizaje, de recreación y expresión.

Liceo Providencia

La situación actual de la enseñanza media uruguaya presenta importantes desafíos y convoca a toda la sociedad civil a brindar respuestas para la mejora de la calidad educativa, particularmente en las zonas de mayor vulnerabilidad económica y social. Es por esto que a partir del año 2014 comenzó a funcionar el Liceo Providencia, un liceo gratuito de horario extendido, al cual asisten diariamente 180 alumnos que cursan Ciclo Básico.

Centro juvenil

El Centro Juvenil funciona desde el año 2005, buscando ser un espacio de referencia y participación que asegure la continuidad educativa en relación a un proyecto de vida personal. Actualmente participan del mismo 40 adolescentes que cursan la educación secundaria en liceos y UTU de la zona. Allí asisten a un espacio de apoyo pedagógico y diversos talleres que buscan desarrollar sus potencialidades partiendo de sus intereses y motivaciones.

Propuesta pedagógica

En la pluralidad de ofertas pedagógicas actuales nos orientamos por los principios del P. José Kentenich, sacerdote católico y fundador del Movimiento Apostólico de Schoenstatt. Su larga experiencia en el contacto con los hombres, el testimonio de su vida, y el fundamento filosófico y psicológico de sus reflexiones, hacen que esta opción sea actualizada y merecedora de nuestra confianza.

testimonios en providencia

“Providencia para mi es un ejemplo, y es un ejemplo para muchos centros educativos. Es un lugar en el que puedo dejar a mis hijos y me siento tranquilo, seguro, me siento respaldado. Sé que mis hijos quedan a cargo de gente responsable, que están atentos a todo lo que les pasa, y eso me hace sentirme acompañado, respaldado.
Cuando veo las cosas que hacemos me gusta ver que se puede, que las cosas se pueden solucionar, que hay que involucrarse para que salgan. Me encanta involucrarme, meterme en todas las actividades que pueda. Se trata de que el camino lo hacemos unos con otros, es un ida y vuelta, un intercambio.”

Gabriel Varietti, papá de alumnas del Club de Niños y Liceo.

“Provi significa un lugar en el que apoyan a mi familia y a mí. Aprendo muchas cosas cada día, me escuchan, no hay otro lugar donde me sienta mejor. Provi me aporta felicidad!”

Lucero Mazzoni, alumna del Liceo Providencia.

“Provi te hace crecer como persona, como amigo, aprendés otra forma de sociabilizar... Te enseña a vivir, no te dan todo en la mano, te ayudan a aspirar a algo grande, te acompañan en el camino, pero lo tenés que hacer vos.
Provi para mi es una catapulta de oportunidades. Pasar por Provi te da un sello, un respaldo que es enorme, conocés a gente espectacular, personas que te ayudan a abrir puertas.”

Nahuel Da Rocha, exalumno del Centro Juvenil

"A Providencia llego todos los días, hace casi 10 años, y me recibe su gente (niños, familias, educadores y vecinos) con inmensa calidez; en muchos formas siento que llego a casa después de un largo día afuera.”

Patricia Orlando, Coordinadora del Club de Niños

“En Providencia me siento libre y tranquilo. Venir acá me aporta felicidad, alegría. La oportunidad de hacer varios talleres. Es importante el respeto que te dan, la onda que ponen para ayudarte, para darte lo que vos necesites, y la preocupación que ponen por vos. Acá es muy importante el respeto y la convivencia: convivís con muchos y aprendes a respetar al otro. Por eso sueño con Provi mucho más grande: con la canchita de fútbol y tener un lugar para hacer gimnasia. En un futuro me imagino viniendo al Centro Juvenil. Me gustaría acompañar en los campamentos y ayudar a los educadores con algo.”

Franco Acosta, alumno de 3º año en el Liceo Providencia

“"Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo". Mi primer día de trabajo en Providencia encontré en los pasillos esta frase de Benjamín Franklin escrita en un pequeño papel en el suelo. Creo que estas palabras definen la esencia de Providencia: El decir y enseñar son superficiales y de corta duración; la clave está en involucrarse. Involucrarse con el otro, ser parte. Eso marca profundamente y para siempre. Providencia es un lugar que no pierde la oportunidad de involucrar e involucrarse. Un hogar donde familias comparten”

Diego Urtiaga, educador del Club de Niños

“El secreto para que Providencia funcione es que nos llevamos todos bien. Es difícil porque somos todos diferentes, pero ese esfuerzo por llevarnos bien y ayudarnos es lo que nos hace crecer. Es el secreto que tiene Provi, todos ayudamos a todos.”

Romina Pietro, alumna de 3º año del Liceo Providencia
SUMATE