27.04.18

A Provi lo construimos todos

El Centro Educativo Providencia ha crecido y se ha transformado en estos 24 años gracias al aporte de muchos actores: chiquilines, sus familias, educadores, voluntarios, organizaciones, el estado, empresas, entre otros… Todos construimos Providencia. En la siguiente nota te contamos algunas actividades que en este mes transformaron mucho el espacio.

Durante el año se realizan varias Jornadas de Mantenimiento en conjunto con los chiquilines, sus familias y educadores. Pero estas jornadas son mucho más que un sábado de trabajo, detrás de ellas hay un grupo de padres que voluntariamente se inscriben en la comisión para organizarlas en conjunto con el equipo de psicosocial. Un grupo que piensa ideas para cubrir las diferentes necesidades, consigue los materiales necesarios y en la jornada guía a todos los participantes.

“En la primer reunión de referentes familiares del liceo, allá por fines de febrero, invitamos a las madres, padres, tíos, abuelos de los chiquilines a formar parte de la comisión que organiza las jornadas de mantenimiento” nos explica Carolina Naya, Trabajadora Social del Liceo Providencia. “Lo que buscamos en estas jornadas es que siempre se piensen en conjunto con las familias. El objetivo principal es que las familias se involucren desde otro lugar, sientan a Providencia como su casa, que los chiquilines reconozcan en sus referentes familiares un interés porque ellos tengan un mejor lugar y sobretodo, que se haga una jornada de disfrute donde las familias sientan que ese espacio es para ellos y no solo de sus hijos.”

El resultado de este proceso genera que ese día no solo se hagan aportes muy valiosos en lo que refiere a infraestructura sino que además se genera un clima muy familiar de disfrute,  y alegría, de trabajo compartido y mucho intercambio . “Los chiquilines disfrutan un montón porque sienten la corresponsabilidad, comprueban que esto no camina si no lo hacemos codo a codo” agrega Carolina.

Los padres y referentes familiares son los actores fundamentales de estas jornadas. Son los que en la previa deciden qué cosas hay que mejorar y durante la jornada la autogestionan. Se dividen en grupos; unos se encargan de ir recibiendo a todas las familias, otros se encargan de los materiales y otros son los encargados de cada actividad concreta. “Los educadores acompañamos y brindamos el apoyo para que los papás sean los protagonistas y los que gestionan la jornada. Es un proceso largo pero muy satisfactorio.”

Pero no solo vivimos la Jornada de Mantenimiento con las familias. También se sumaron voluntarios de 2 empresas que nos ayudaron a transformar enormemente el espacio en dos Jornadas de Voluntariado. Durante el año invitamos a las empresas a sumarse al trabajo que realiza Providencia involucrando a sus colaboradores y incluso a sus familias. Estas jornadas, que pueden ser puntuales o mantenerse en el largo plazo, son muy importantes para nosotros ya que nos permiten seguir impulsando el trabajo en conjunto con otros que es parte fundamental de la historia de Providencia y nos permite mejorar mucho el centro educativo.

En primer lugar un enérgico grupo de voluntarios de SODEXO nos ayudó a acondicionar la huerta. Silvina Martinez del área de operaciones y atención al cliente de Sodexo nos comenta: “en la empresa desde hace un tiempo hacemos acciones de este tipo. Todos los años nos proponemos apoyar una organización. Y la verdad que ha sido una experiencia hermosa. Estamos muy felices.”

También volvimos a recibir un año más al grupo de voluntarios de Movie. Laura Voituret, coordinadora del área de Desarrollo Institucional de Providencia comenta que: “es un placer volver a recibir a los amigos de Movie. Cada vez que vienen el Centro Educativo se transforma, pero no solo por lo que cambia el espacio por el nivel de detalle y dedicación con el que participan, también nos contagian con su energía y empuje. Es una alegría compartir la actividad, en esta ocasión se sumaron cerca de 60 voluntarios de todas las edades y todas las áreas de Movie, y siempre vienen con mucho entusiasmo a compartir con los chiquilines, a divertirse y a trabajar con toda la entrega! ”

Durante el año nos quedan todavía varias jornadas en las que esperamos seguir mejorando nuestra “casa” y transformándonos mutuamente en la experiencia compartida.

Compartir en: