21.11.19

Consolidando un proceso de formación para el trabajo

Este mes finalizó la formación transversal del último grupo de este año del Programa de formación laboral. En total en 2019 se inscribieron 3249 personas y formamos a 223 jóvenes en habilidades blandas para ingresar en el mundo laboral, recibiendo oferta laboral, en promedio, el 88% de los participantes.  

Fue un año de mucho trabajo, esfuerzo y aprendizajes, en el que el Programa de formación laboral se fue consolidando y fortaleciendo, porque el programa es relativamente nuevo, entonces ahora completamos un ciclo anual de planificación, ejecuciones, y ahora viene la evaluación”, explica Juan Pablo Gil, coordinador del Programa de formación laboral. Fue un año en que se lograron buenos resultados, “un año exitoso porque cumplímos los objetivos que nos habíamos propuesto y logramos abrir un espacio nuevo en Providencia, que ahora tiene su estructura, su rutina, su integración al resto del Centro Educativo, porque tiene perspectivas de crecimiento, porque ha despertado interés en otras personas, en otras empresas, ha tenido su reconocimiento, y porque el equipo también se fue consolidando a lo largo del año”, explica Juan Pablo.

Un año cargado de emociones porque, “vamos conociendo situaciones personales, tristezas, logros, superación, esfuerzos, frustraciones, hubo de eso también y es parte del trabajo educativo, de trabajar con personas”, cuenta Juan Pablo. Balanceando un vínculo de cercanía y confianza con la estructura de un programa formal que tiene el objetivo claro de la inserción laboral, poco a poco, se va logrando “consolidar un estilo de trabajo en un programa que quiere vincular lo educativo y lo laboral, construir una ética, una orientación humana, unos criterios, eso es parte de lo que fuimos aprendiendo”, explica Juan Pablo. “La formación en Providencia fue una experiencia muy linda, los educadores preparaban ejercicios en equipo y actividades dinámicas, que ayudaban a crear confianza, y ponían ejemplos de lo que es trabajar. Una vez en Tienda desde Providencia estaban al tanto de nuestros rendimientos, evaluaciones, y nos daban consejos para mejorar y mantenernos motivados. Siempre te sentías respaldado ante dudas laborales”, cuenta Ezequiel Blanco, participante del Programa de Formación laboral. Estos logros son fruto del diálogo fluido y constante con la empresa, “gracias a Tienda Inglesa que demostró interés y confianza en este equipo y nos fue retroalimentando logramos en un año vincular a más de 200 jóvenes a un empleo formal”, cuenta Juan Pablo. 

Es un programa que ha despertado interés en diversas empresas y personas, y en el que el Centro Educativo Providencia quiere crecer, para poder acompañar mejor el desarrollo profesional de los jóvenes y su inserción en el mundo laboral. “En los talleres en Providencia se abordaron muchos temas y situaciones que se pueden dar en el ambiente laboral, me eliminaron muchas dudas. Los talleres de autoconocimiento y proyecto personal son los que más impacto tuvieron en mí”, explica Ezequiel. 

Asimismo, es fundamental compartir los conocimientos y hallazgos comunes con otros programas del centro educativo, permitiéndonos reflexionar “cómo el Club de niños y el Liceo va preparando para esto, cómo Continuidad acompaña este proceso, ese es el aprendizaje en el que tenemos que profundizar”, cuenta Juan Pablo. “Aprendiendo y definiendo progresivamente un horizonte común, construyendo en Providencia un espacio para reflexionar qué significa el trabajo en la vida de las personas, bajo qué condiciones tiene un impacto positivo en las familias y por eso cuál es la mejor manera de prepararse para él”, explica Juan Pablo. 

Compartir en: