10.09.19

Descubriendo a Dios en el encuentro con otros

En el Centro Educativo Providencia tenemos un grupo de catequesis para jóvenes, “Despertate”, en el que los chiquilines comparten su camino de vida y de fe. Este mes, los chiquilines de segundo de liceo que participan del grupo vivieron una instancia de retiro. Damian Restuccia, psicólogo del liceo,  explica que en los retiros se construye un clima que predispone al encuentro, se dan “las condiciones para que los chiquilines y los adultos puedan ahondar más en la dimensión espiritual, darse ese tiempo. En un retiro hay tiempo dedicado solamente a encontrarte contigo, con tu historia, y con otros; y ahí es donde aparece Dios”.

Alejándose de las distracciones de la vida cotidiana, los chiquilines tienen un “tiempo cronológico y ontológico para vivir esto. Hay materiales y propuestas pensadas para motivar el encuentro con otros y con Dios”, explica Damián. “El retiro es para desconectarnos de la tecnología y de las cosas de todos los días y compartir con amigos, eso es lo que más me gusta”, comparte Katherine, estudiante de segundo de liceo. En estas instancias de compartir un día entero con otros se vive un clima de familia y se pone en práctica la convivencia.

La temática del retiro se inspiró en el pasaje de “Emaús”, “y es a partir del texto de los dos discípulos que van caminando hacia Emaús y en el camino se encuentran a Jesús y toda esta cuestión de reconocerlo en la vida de cada uno”. A través de distintas dinámicas se invitaba a los chiquilines a reflexionar sobre su vida para después compartirlo con el grupo, “hicimos en una hoja una línea de tiempo para representar lo más importante de nuestra vida y después lo compartimos con el resto del grupo y reflexionamos sobre eso”, cuenta Yamila, estudiante de segundo de liceo. Esta línea de tiempo también estaba relacionada con los sacramentos ya que algunos de los participantes del grupo vivieron la instancia de retiro como parte de su preparación para recibir la primera comunión, “yo también me prepare para tomar la comunión, fue lindo compartirlo con otros compañeros”, explica Yamila. Damián cuenta que “ya veníamos trabajando con los sacramentos en el año, y con la vida de uno y como Dios se hace presente en la vida y cómo está presente en este grupo y le da fuerza. Y a partir del pasaje de Emaús ahondamos sobre el reconocerlo y compartirlo como comunidad”.

El retiro es una instancia que motiva a que se genere un vínculo más cercano entre los jóvenes y con los educadores. Damián destaca un momento particular del retiro, “cuando terminamos una actividad, ya con hambre porque era al medio día, empezaron ellos a generar preguntas. Había muchas inquietudes y preguntas hacia los adultos de qué es Dios para vos, cómo lo vivís, cómo rezas, cómo lo conociste. Preguntas elaboradas por ellos y con una escucha atenta. Me parece que ese fue el momento más lindo”.  En un clima de cercanía y confianza tanto los jóvenes como los adultos encuentran un espacio donde escucharse, compartir la fe y reflexionar.  “Somos nosotros mismos. Nos expresamos libremente, y sabemos que el otro está ahí porque te quiere escuchar”, cuenta Katherine.En el Centro Educativo Providencia generamos instancias de encuentro y reflexión que motivan a los jóvenes a descubrir a Dios en sus vidas a través de los vínculos que se construyen en su camino de vida. “Las instancias donde más uno transmite o da a conocer qué es Dios y qué es el amor de Dios tiene que ver con compartirse, no tanto el conocimiento, sino el compartirse en la vida, dar testimonio de la experiencia que uno tiene de Dios”,  concluye Damian.

Compartir en: