28.04.22

El voluntariado permite una oferta educativa más amplia

Comienzan los talleres del Liceo Providencia, una propuesta complementaria que busca ampliar la propuesta educativa y acercar una invitación alternativa a los estudiantes para que desarrollen y potencien sus habilidades. Este espacio complementario tiene la particularidad de ser llevado adelante también por voluntarios, personas que tienen la motivación y el entusiasmo de compartir un saber o habilidad con los chiquilines. 

Los talleres se definen en consulta con los chiquilines y las familias, lo que los ha vuelto protagonistas decidiendo sobre su experiencia educativa. Se busca que sean de temáticas diversas con foco en lo artístico, deportivo y también en lo académico pero desde un lugar más lúdico. Algunos de los talleres son: teatro, despertate, lectura, arte, también ciencias, olimpíadas de matemáticas, huerta, ajedrez, entre otros.

Los talleres son opcionales, se realizan luego de las clases curriculares, semanalmente y participan los estudiantes de las tres generaciones integrados según sus opciones e intereses, lo cual nos permite fortalecer la convivencia y la interacción entre las diferentes edades.

Laura Voituret, directora general de Providencia, en este sentido resalta ”Providencia nace del voluntariado. Hay algo muy instalado en nuestra identidad que tiene que ver con la convicción de que todos tenemos algo valioso para aportar, y que en el encuentro con otros se generan transformaciones profundas y muy significativas. Entonces queremos que  Providencia sea  un lugar de puertas abiertas a las propuestas, a los saberes, a los talentos de otros porque entendemos que hay un valor enorme para los estudiantes y los voluntarios”.

El encuentro entre los voluntarios y los chiquilines es una oportunidad muy grande “enriquece y genera muchas cosas positivas, no sólo en la propuesta educativa que le podemos ofrecer a los estudiantes que se diversifica y se amplía, sino también en lo personal. Compartir intereses, talentos, vivencias” destaca Laura. . “Es un encuentro que se disfruta mucho, que genera mucho intercambio, transformación y crecimiento para ambas partes”, señaló Elvira Sisnandez, subdirectora del Liceo.

Agustina Gianoni es voluntaria del taller de juegos de ingenio desde el 2018. Nos compartió su visión de ser voluntaria: “Para mi ser voluntaria es compartir, disfrutar y aprender muchísimo de los chiquilines. Es en cierta forma devolver generosidad y en cierta forma ser un agente de cambio a mi escala”. “¡El encuentro con los chiquilines es divino! Ningún día es igual que el otro, es aprender y que por ahí los chiquilines te hagan planteos totalmente diferentes y que eso se convierta en reflexión y crecimiento. Ellos me devuelven alegría, aprendizaje y mucho amor!”, agregó.

La propuesta de talleres complementarios se vuelve a implementar luego de dos años de pandemia en los que se vio suspendida. Es por eso que hay un “entusiasmo particular y una gran ilusión de los chiquilines” por la vuelta a los talleres, señaló Elvira.

El encuentro con un otro que viene porque quiere, porque le motiva ofrecer su tiempo y su talento, es un mensaje muy potente para los chiquilines, una experiencia muy enriquecedora y que impacta en su futuro. 

Si tenés un talento, habilidad y querés compartirla como tallerista voluntario, escribinos a info@providencia.org.uy.

Compartir en: