16.05.18

Potenciando talentos

En abril comenzó la propuesta de talleres para los adolescentes del Liceo y del Centro Juvenil – Continuidad, una apuesta hacia construir una propuesta complementaria a la currícula que favorezca la continuidad educativa y el disfrute de los chiquilines por aprender.

El Liceo Providencia cuenta con una propuesta educativa integrada por la malla curricular de secundaria, una propuesta complementaria y una propuesta compensatoria.

Los talleres opcionales forman parte de la propuesta complementaria, surgen con el objetivo acompañar y potenciar las habilidades y talentos de los chiquilines en su trayectoria educativa.

Este año, los alumnos pudieron escoger entre 13 talleres: periodismo, ciencias, tecnología, juegos de ingenio, cocina, teatro, huerta, catequesis, coro, música, fútbol femenino, fútbol masculino y empresas juveniles. Muchos de estos talleres están a cargo de voluntarios, que generosamente dedican su tiempo y ponen al servicio de los chiquilines sus conocimientos y habilidades para llevar adelante estos espacios.

Agustina Gianolli, voluntaria del taller de Juegos de Ingenio nos cuenta “este es mi cuarto año como voluntaria. Comencé porque un compañero del trabajo me invitó ya que estaba buscando una actividad de mi rutina que no tuviera que ver conmigo. Lo que me motivó a empezar este camino fue darme cuenta que con pequeñas acciones se pueden lograr grandes cosas. Y lo mejor es que uno viene al taller pensando transmitir algo pero en realidad cuando el mismo termina, el que se queda más lleno es uno mismo.”

En Providencia tenemos la enorme alegría de contar con un grupo de voluntarios muy comprometidos que semana a semana dedican tiempo y energía en preparar el taller para poder brindar una propuesta de calidad a los adolescentes. “Es importantísimo el compromiso y la constancia. Los talleres tienen un objetivo y para lograrlo hay que ir preparado” agrega Agustina. “Es muy disfrutable el momento del taller. En el taller de Juegos de Ingenio tratamos de abordar diferentes desafíos en formato de juego para que los chiquilines puedan resolver desarrollando distintas destrezas, como por ejemplo la creatividad y estrategia. Los hacemos pensar un poco diferente a como piensan diariamente. La idea es que mientras ellos se entretienen, a la vez aprenden y trabajan en competencias transversales.”

Por su parte, para Juan Martín Torres, voluntario del taller de música es el primer año de experiencia como voluntario en Providencia. “Llegué a Providencia por un aviso que vi en las redes sociales. Desde el año pasado estaba con ganas de realizar alguna actividad de voluntariado. Cuando fui a Providencia me dijeron que faltaba gente para el taller de música, así que le comenté a un compañero de trabajo y a partir de ahí agarramos la posta del Taller de Música. La verdad que estamos copados, la experiencia está siendo genial. Los chiquilines están muy comprometidos con el proyecto.” En el taller de música están aprendiendo y armando la canción de No Te Va Gustar “Tan Lejos”. “Queremos hacer una versión nuestra, ponerle nuestra impronta. Que todos puedan participar de alguna forma y de esa manera, a partir de la música, generar un equipo de trabajo que se vaya superando semana a semana”

Sin duda los talleres enriquecen la propuesta pedagógica del Centro Educativo permitiendo a los chiquilines, por un lado, elegir el taller donde desarrollar sus potencialidades y, por el otro, ser partícipes en la construcción de su propuesta educativa.

Compartir en: