9.03.21

Vuelta a clases: nos volvemos a encontrar

Comenzamos un nuevo año con la alegría de volver a encontrarnos, con el entusiasmo de los chiquilines por volver a verse y con el objetivo de alcanzar una presencialidad plena que nos permita seguir acompañando las trayectorias educativas de los estudiantes. Este año nos reorganizamos en función de los espacios con los que cuenta Providencia y las medidas sanitarias para tratar de contar con la mayor presencialidad posible de los chiquilines de todos los programas educativos.

El Club de Niños comenzó su actividad a finales de enero con el Plan Verano que incluyó horas de aula y de talleres ajustados a esta época del año. El liceo abrió sus puertas el miércoles 17 de febrero recibiendo a una nueva generación de estudiantes de 1er año que se incorporan con muchas ganas, nervios y emoción.


Preparamos el año con el principal objetivo de lograr la máxima presencialidad posible de todos los estudiantes, todos los días. Este objetivo nos implicó ser creativos en cuanto a la distribución de los horarios y espacios para cuidarnos y, al mismo tiempo, poder ofrecer a los chiquilines y las familias una propuesta educativa, tanto con clases curriculares, como con espacios recreativos, complementarios (talleres) y espacios compensatorios (tutorías y espacios de abordaje individualizado) que acompañen la trayectoria educativa de los chiquilines de una forma cercana y cuidada” señaló Laura Voituret, directora general de Providencia.

El 2020 fue un año de grandes desafíos y aprendizajes en el que, más allá de las circunstancias, los 113 niños y niñas del Club de Niños tuvieron un 98% de promoción escolar. Uno de los mayores aprendizajes que tuvimos fue la importancia de la presencialidad, el valor del encuentro en el proceso de enseñanza-aprendizaje y del intercambio con los docentes y compañeros. Por eso este año “el desafío es volver con todas las clases todos los días”, señaló Leticia Dubcovsky, coordinadora del Club de Niños. 

“El año pasado fue un aprendizaje para todos, la importancia de estar acá en el centro educativo. No solo por el aprendizaje académico sino por la importancia de estar, compartir y aprender con los compañeros”, comentó Agustina Berchesi, directora del Liceo Providencia. 

Desde el Club de Niños se busca poner un especial énfasis en mejorar la situación académica de los chiquilines y reforzar los aprendizajes que tienen en la escuela. Además, este año contarán con talleres de: patín, huerta, recreación y deporte, laboratorio digital, arte, teatro, valores y espacio de aula, que es el que tiene más carga horaria porque es donde se refuerzan los aprendizajes escolares.

El liceo comenzó con la etapa de tránsito educativo, primera instancia del calendario del Liceo Providencia, que consiste en volver a la vida liceal luego de las vacaciones. Este año participaron nuevamente los profesores de Enseña Uruguay que realizaron sus prácticas en Providencia. “Esto nos permitió ver cómo están los chiquilines, afinar el ojo para el grupo para el año, poder conversar con todas las familias y también que los profesores tuvieran tiempo para planificar”, destacó Agustina. Y agregó que la etapa del tránsito sirve mucho como diagnóstico para ver cómo están los chiquilines con los aprendizajes”.

Los chiquilines comenzaron con mucho entusiasmo. Mauro, que este año empezó 1ro en el Liceo Providencia, nos contó, “Me siento feliz porque además de que estoy con mis amigos y amigas estoy conociendo nuevas personas”. Avril que también comenzó el liceo este año nos dijo, “Me sentí triste de dejar el Club de Niños pero al mismo tiempo me sentí contenta de empezar una nueva etapa”. 

En 2020 el liceo celebró el egreso  de la 5ta generación que alcanzó un 99% de aprobación. En lo que va del 2021 este programa cuenta con una muy buena asistencia de los estudiantes y se está en comunicación con el 100% de las familias.

Otro gran aprendizaje del 2020 fue el reafirmar el vínculo con las familias y la importancia de su participación en la vida educativa de los chiquilines. Por eso para este año, bajo el lema “Construimos Comunidad”, el objetivo es “fortalecer aún más los lazos con las familias y continuar profundizando la comunidad educativa que formamos entre todos. Poniendo especial énfasis en la participación y el rol protagonista de los estudiantes, y fortaleciendo el rol de las familias en el acompañamiento al proceso educativo de los chiquilines, y en la construcción de la propuesta diaria de nuestro centro educativo”, recalcó Laura.

Este año una vez más para cuidarnos entre todos continuamos reforzando las medidas sanitarias con distanciamiento físico en los salones, ventilación, tapabocas, con recreos y clases separados por grupos, alcohol en gel a la entrada y distribuidos en diversos lugares de la institución, alfombra sanitaria, lavado de manos en todos los recreos antes de entrar a clase.

Compartir en: